Febrero 27, 2015

Ofreciendo a todos los jóvenes un camino para alcanzar su potencial

mybrotherskeeper

Nota del editor: Esta publicación también apareció en el blog de la Casa Blanca.

El deber más básico de nuestra nación es garantizar que todos los niños tengan la oportunidad de cumplir con su potencial. Esta no es la responsabilidad de una sola persona o de un solo vecindario: todos nosotros tenemos que abrir estos caminos de oportunidad para que los jóvenes -sin importar donde crezcan- puedan salir adelante en la vida y alcanzar sus sueños.

Por eso El guardián de mi hermano (My Brother’s Keeper) (MBK por sus siglas en inglés) es una iniciativa tan importante. Lanzada por el Presidente Obama el año pasado, MBK une a las comunidades para asegurar que todos los jóvenes -incluyendo niños y jóvenes de minorías- puedan superar las barreras para el éxito y mejorar sus vidas. Llegué a ver este trabajo de cerca durante un reciente viaje a Oakland, California. Me uní a la Alcaldesa Libby Schaaf, a la Presidenta del Consejo Municipal Lynette McElhaney y a otras personas interesadas en una conversación acerca de los esfuerzos que están marcando la diferencia en las vidas de los jóvenes de la localidad.

Uno de los participantes era un adolescente llamado Edwin Manzano. Hijo de una madre soltera trabajadora, Edwin encontró aliento y apoyo en el Centro de Desarrollo Juvenil de East Oakland (East Oakland Youth Development Center, EOYDC). Gracias en parte a los servicios académicos y de tutoría que ofrece el EOYDC, Edwin se convertirá en el primer miembro de su familia en asistir a la universidad cuando comience sus estudios este otoño en la Universidad Estatal de San Francisco.

Edwin está agradecido por las oportunidades que le presentó el EOYDC. “Todos necesitamos un sistema de apoyo”, comenta. Eso es cierto tanto si es un adolescente como si es el Secretario de HUD. Tuve suerte cuando estaba creciendo en el lado oeste de San Antonio. Aunque era una comunidad modesta en cuanto a recursos, era rica en cuanto a personas que se interesaron por mi futuro. Tuve miembros de la familia, maestros -e incluso legisladores- que abrieron el camino para que yo y otros jóvenes como yo pudiéramos tener éxito.

Lamentablemente, no todos los niños son tan afortunados. Es por eso que El guardián de mi hermano significa tanto para mí. El futuro de todos los jóvenes en Estados Unidos debe estar determinado por su corazón, su mente y su ética de trabajo. Nunca debe estar determinado por su código postal.

En Oakland, hablé con 17 jóvenes que tienen grandes esperanzas y aspiraciones para el futuro. Es en el interés de nuestra nación ayudarles a alcanzar sus metas. Y en el Departamento de Vivienda estamos comprometidos a hacer nuestra parte.

Por ejemplo, hemos introducido un programa piloto Jobs-Plus que proporcionará a los residentes de viviendas públicas en ocho ciudades una capacitación intensiva en empleo, incentivos para el alquiler y construcción de la comunidad centrada en el trabajo y la autosuficiencia económica.

También estamos trabajando en una iniciativa de banda ancha para asegurar que los estudiantes que viven en hogares que reciben asistencia del HUD se beneficien de las oportunidades para cambio de vida disponibles a través de internet de alta velocidad. Este proyecto proporcionará el acceso a los recursos de internet que los jóvenes necesitan para tener éxito en la economía global del siglo XXI.

En el frente de la vivienda, se espera que la reciente expansión de nuestra iniciativa de Demostración de Asistencia para el Alquiler (Rental Assistance Demonstration, RAD) ayude a las propiedades que reciben asistencia del HUD a recaudar miles de millones de dólares en inversiones del sector privado -fondos que serán utilizados para asegurar el futuro de la vivienda económica de nuestra nación. Y recientemente, nuestra Administración de Vivienda Federal redujo sus primas de seguro hipotecario para que la propiedad de vivienda sea más asequible para las familias responsables, ayudándoles a echar raíces y crear riqueza para el futuro.

Pero sé que HUD por sí solo no va a resolver los problemas que enfrenta la juventud de Estados Unidos. Estos desafíos requieren que nuestro Departamento mantenga asociaciones eficaces de larga data con otras agencias federales y los principales interesados. Más importante aún, el Presidente Obama entiende que El guardián de mi hermano sólo tendrá éxito si los líderes locales asumen su llamada a la acción por sí mismos.

La gente de Oakland está asumiendo la responsabilidad para responder a esta llamada. Durante la Conversación con la Comunidad, hablé con los líderes de las organizaciones no lucrativas, instituciones filantrópicas y organizaciones religiosas de Oakland que están poniendo a nuestros jóvenes en el camino hacia el éxito. Grupos como el Centro de Desarrollo Juvenil de East Oakland (East Oakland Youth Development Center, EOYDC), la fundación East Bay Foundation y la iglesia bautista Allen Temple Baptist Church están utilizando enfoques prometedores y probados para marcar una verdadera diferencia en sus comunidades.

Este tipo de trabajo está ocurriendo en todo el país y beneficiará a las generaciones de personas que viven en Estados Unidos. Tenemos que mantenerlo en marcha continuando el apoyo a nuestros jóvenes. Cuando tienen éxito, nuestra nación se hace más fuerte, y nuestro futuro se vuelve más brillante. Y al dar a todos la oportunidad de alcanzar sus metas, podemos asegurar que el siglo XXI es otro siglo de Estados Unidos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *