Octubre 9, 2014

Un triunfo para un mercado de vivienda más justo

family3

Cuando escuchamos que una mamá se encuentra bajo licencia de maternidad de su trabajo, la mayoría sonreímos reconociendo que se trata de un momento especial en la vida de esa familia: un bebe nuevo. Pero lo que HUD ha encontrado es que con frecuencia los bancos escuchan un mensaje diferente: escuchan algo que, en un continuo número de casos que han llegado a HUD, ha llevado a los prestamistas a negar, demorar o cuestionar los préstamos hipotecarios para las familias que esperan la llegada de un hijo.

En muchos casos no fueron el crédito de la familia, o su ingreso, los que demoraron los préstamos. Fueron sencillamente las palabras “licencia de maternidad”. Hoy HUD anunció otro acuerdo con un prestamista nacional sobre presunta discriminación en préstamos a causa de licencia de maternidad. En esta ocasión fue con Wells Fargo, el prestamista hipotecario más grande del país. Como parte del acuerdo, Wells Fargo compensará a las familias que sufrieron discriminación porque estaban embarazadas o en licencia de maternidad de su empleo cuando solicitaron un préstamo. Hay más detalles incluidos en el acuerdo, que le invito a leer en sitio de Internet de HUD.

En estos acuerdos HUD ha podido obtener gran alivio para las familias afectadas y además, igual de importante, cambiar las políticas de los bancos en todo el país.

En estas investigaciones hemos visto acusaciones contra prestamistas que negaron o demoraron préstamos a mujeres que estaban embarazadas o en licencia de maternidad, basados sólo en la suposición que ellas no querrían o no podrían regresar al trabajo después del nacimiento del bebé, o que ellas no podrían realizar los pagos de la hipoteca mientras estuvieran en licencia, aunque la licencia fuese pagada. Es indudablemente equivocado que una familia pueda perder injustamente la oportunidad de comprar una casa o la refinanciación de su préstamo en cualquier momento, pero lo es especialmente en el momento en que más lo necesita.

Desde  2010, HUD ha llevado a cabo una intensa campaña para terminar con la discriminación en los préstamos por causa de la licencia de maternidad. Esto se hace bajo la Ley de Vivienda Justa. En este año hemos iniciado cerca de 15 investigaciones de discriminación por licencia de maternidad y desde 2010 hemos investigado cerca de 170 quejas que incluyen discriminación por licencia de maternidad.

Nuestro trabajo en esta área tiene un significado real e inmediato para muchas familias. En un caso de este verano que involucró a Greenlight Financial, el padre de familia californiano Jonathan Alvanos le dijo al  The Washington Post: “No podía creer que ellos dijeran “Usted está embarazada y no puede refinanciar”. Ellos simplemente lo llamaron otra forma de discapacidad. Pero yo pensé eso es discriminación a varios niveles. Usted básicamente me está diciendo que mi esposa y mi hijo por nacer son una carga. Llamé a HUD. Me alegro de saber que ellos no pueden simplemente ignorar los derechos de uno.”

Nuestra labor continúa. Educar a prestamistas y familias sobre sus derechos y responsabilidades de vivienda justa continuará siendo un trabajo crítico. Para esto frecuentemente nos asociamos con MamásConPoder para pasar la voz a las mamás y continuar escuchando historias de familias.

Nuestra nación nunca cumplirá de manera completa su promesa si a alguno de nuestros  ciudadanos se les niega la posibilidad de comprar o alquilar casa debido a cómo luce, de dónde viene, a quién ama y otras circunstancias de la vida. Con nuestros esfuerzos de vivienda justa, ayudamos a asegurar que todo estadounidense tenga la oportunidad de ir en busca de la mejor vivienda posible, libre de discriminación.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *