Agosto 13, 2012

Han pasado tres años; es hora de cumplir

Este blog también está disponible en: Inglés

Fue hace tres años, en una calurosa tarde de agosto, cuando HUD, el Departamento de Justicia y el Condado de Westchester, Nueva York, se unieron para celebrar un gran acuerdo de derechos civiles. En aquel momento, el secretario de HUD Donovan dijo: “El acuerdo que anunciamos hoy demuestra el compromiso del Condado de Westchester para asegurar que sus vecindarios estén abiertos a todos sin importar el color de su piel.”

Todas las partes acordaron terminar con las disputas legales sin dar marcha atrás, en un esfuerzo común por asegurar que la vivienda del Condado sea justa y abierta a toda familia sin importar su raza o etnia.  El acuerdo delineó los pasos que el Condado debía tomar para asegurar que el resultado final era un Condado donde la vivienda era abierta e incluyente. En ese día, el Condado de Westchester juró promover legislación prohibiendo la discriminación en la vivienda basada en el origen del ingreso de las familias, ya sea un sueldo o alguna forma de beneficio público.

El Condado Nassau (desde el 2000), la ciudad de Nueva York, (desde el 2008), Nueva Jersey  (desde el 2002), Vermont (desde el 1987), y decenas de otras ciudades, condados y estados han implementado estas leyes.  La junta de legisladores de Westchester abrumadoramente aprobó esta legislación sólo para recibir el veto del ejecutivo del Condado Rob Astorino.

Ahora HUD, un monitor designado por el tribunal, los defensores de vivienda justa e incluso un juez federal están de acuerdo en que no se puede muy bien “promover” algo y darle el veto, al mismo tiempo.

Además, Westchester está resistiendo enfocarse en las ordenanzas locales de zonificación que pueden detener el desarrollo de vivienda económica y que sirven para perpetuar la segregación y la concentración de la pobreza. Esto a pesar que es algo que el condado prometió arreglar por medio de alentar a los municipios a modificar sus prácticas de zonificación que excluyen y, si es necesario, llevarlas a corte.

Y hace tres años, el condado de Westchester también acordó construir por lo menos 750 unidades de vivienda asequible. Se ha hecho progreso, pero esto no se trata sólo de números de unidad. Este es un acuerdo de derechos civiles diseñado para superar un patrón de segregación en el condado de Westchester. Igual de importante es donde estas viviendas se construyen y si las familias que trabajan cerca tienen una oportunidad justa de acceder a ellas.

HUD seguirá siendo un socio dispuesto a ir más allá de la retórica y ayudar al Condado a lograr lo que se comprometió a hacer en aquella tarde de agosto, hace tres años. Y después de tres años, es el momento de seguir adelante con la promesa.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *