Enero 31, 2011

Nunca Pierda la Esperanza

Escrito por:

Este blog también está disponible en: Inglés

Nuestra blogger invitada de hoy es Gloria Shanahan, Oficina regional de HUD en Miami

Noticias recientes provenientes de la Ciudad de Opa-Locka, Florida, pueden hacer que algunas personas lo piensen dos veces antes de caminar en sus vecindarios. Esta pequeña ciudad cerca de Miami ha sido fuertemente afectada por la recesión económica y durante años fue más fácil rendirse ante la desesperanza que enfrentar la enormidad de sus necesidades, que ahora incluyen además problemas asociados con el incremento de las ejecuciones hipotecarias y la ruina potencial que estas propiedades abandonadas le traen a la comunidad. Pero gracias a la Ley de Recuperación Económica la ciudad comienza a ver una luz de esperanza.

Varias organizaciones se reunieron y en conjunto solicitaron fondos de HUD bajo el Programa de Estabilización de Vecindarios (NSP por sus siglas en inglés). En este concurso por recursos HUD le otorgó al consorcio del Sur de la Florida Neighborhood Housing Services of South Florida la suma de $89 millones para brindar nuevas oportunidades en el área, que incluye los vecindarios en problemas de Opa-Locka.

La semana pasada, la Subsecretaria de Planificación y Desarrollo Comunitario de HUD Mercedes Márquez visitó la ciudad para ver por sí misma cómo La Ley de Recuperación comienza a cambiar la ciudad. Márquez comentó complacida “cuando el dinero se utiliza donde debe ser, ayuda a la gente que más lo necesita.”

La esperanza comienza a regresar a Opa-Locka. Está retornando con las sonrisas de Melanio Rojas y su familia, a medida que ellos avanzan en los trámites para comprar su casa propia. En un espacio de pocas cuadras, otras seis casas están siendo renovadas y serán vendidas a familias listas a cuidarlas. Otras familias del vecindario que ya son dueñas de sus casas están recibiendo asistencia para reparar techos, reemplazar ventanas y pintar sus viviendas para poder sentirse nuevamente a gusto en la Ciudad de Opa-Locka.

Probablemente la moraleja es ¡Nunca Pierda la Esperanza!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *